Para responder a esta pregunta podemos remontarnos a los orígenes de su utilización. Éstos tuvieron lugar en el campo del deporte: el coach (entrenador) es la persona que el deportista contrata para alcanzar resultados que están más allá de lo que hasta el momento ha logrado. Hace algunas décadas el coaching comenzó a aplicarse en Estados Unidos especialmente al mundo de los negocios, con idéntico propósito: lograr resultados que están más allá de lo históricamente previsible.

Coaching es, entonces, una nueva profesión que puede verse como:

  • Un nuevo contexto. 
  • Una nueva manera de observar el mundo. 
  • Un conjunto de competencias para asistir a los individuos y a los equipos para lograr resultados sin precedentes. 
  • Una manera de relacionarse con las personas. 
  • Una manera de relacionarse con la acción. 
  • Una estrategia para lograr cambios en las culturas organizacionales en las cuales las personas viven y trabajan. 
  • Un paradigma alternativo de management. 
  • Una manera diferente de ser. 


¿En qué se diferencia de otras disciplinas?

El coach no es un mentor, ya que no responde a la pregunta ¿Qué es lo que hay que hacer? Basándose en su experiencia y sus conocimientos, el mentor responde la pregunta y sabe qué es lo que va a funcionar y qué no para solucionar un problema o mejorar una performance.

El coach no es un maestro que enseña la mejor técnica para lograr un objetivo. El coach formula preguntas y acompaña a las personas a descubrir sus propias respuestas sin copiar las del maestro.

El coach no es un consultor ya que no da a su cliente un asesoramiento de experto en un campo determinado. El coach trabaja en el sistema constituido por las conversaciones, los estados de ánimo y el cuerpo.

El coach no es un counselor ya que no se basa en un discurso o método psicológico para encontrar la causa de una falta de performance. En una relación de coaching se rompe la conexión causal entre los hechos y su interpretación.

El coach no es un entrenador deportivo ya que su actividad no está basada en la relación ganar/perder propia de las competencias deportivas, sino en la relación ganar/ganar.

 

¿Qué sucede cuando alguien contrata un coach?

El cliente, individuo u organización, es capaz de:

  • Ser un observador diferente de la realidad. 
  • Distinguir "hechos" de "interpretaciones". 
  • Fundamentar las opiniones. 
  • Hablar y escuchar eficientemente. 
  • Liderar equipos de trabajo y la vida personal. 
  • Encarar conversaciones para la acción: pedidos y promesas. 
  • Generar contextos de confianza. 
  • Reconocer modelos de pensamiento autolimitantes. 
  • Interpretar la responsabilidad como "habilidad para responder" y no como "culpa". 
  • Reconocer la relación entre los "estados de ánimo" y "la creación de futuro". 
  • Aprender a desaprender y a aprender.


¿Quién contrata un coach ?

Las personas y organizaciones contratan un coach porque quieren más de lo que ya tienen, quieren crecer y rápidamente, o porque quieren lograr algo que nunca antes habían alcanzado.

No importa en qué momento de la vida alguien se encuentra, siempre hay un deseo de más, de ser más. Un coach puede acompañar en este proceso.

 

¿Por qué el coaching está siendo mas popular?

He aquí dos posibles razones:

Muchas personas están cansadas de hacer lo que "deberían" hacer y están deseosas y listas para realizar algo especial y significativo para el resto de sus vidas. El problema es que algunos no pueden ver esto claramente, y si lo ven no encuentran la manera de reorientar sus vidas alrededor de esa nueva visión. 
Las personas se dan cuenta de cuan simple puede ser cumplir algo que años antes creían inalcanzable o un simple sueño. Un coach no es un realizador de milagros sino que tiene herramientas con las cuales contribuir a que la Gran Idea se vuelva una Realidad. Afortunadamente, ahora las personas y las organizaciones tienen el interés y los medios para embarcarse en esta clase de crecimiento.

 

¿Cómo ocurre el coaching?

La relación de coaching aparece como una forma especial de conversación en la cual una persona, equipo u organización (el coachee), declara a otra persona (el coach) cuáles son los resultados que está comprometida a lograr y que no está logrando.

Si interpretamos las acciones de las personas como un correlato de su visión del mundo, entonces acceder a la posibilidad de una observación diferente lleva a generar un accionar diferente.

El coach acompaña al coachee en el proceso requerido para llegar a ser un observador diferente de "la realidad". En el transcurso de la conversación el coach escucha y observa lo que, a su criterio, está faltando para lograr los resultados. Muestra posibilidades, propone prácticas y modos diferentes de interpretación de los hechos. El coach no da soluciones ni aconseja.

El poder de elección y acción queda, entonces, en manos del coachee, cuyo compromiso con el objetivo crea el contexto para sus logros. El coach es un socio que acompaña al cliente a vivir la vida que quiere vivir, personal y profesionalmente. Asiste al coachee manteniéndolo responsable de su propia vida.

Desde la perspectiva del coaching, cada persona es un agente de cambio; esto es, un ser capaz de diseñar y realizar acciones que impacten en sí mismo y en el entorno. Ni héroe aislado ni víctima de las circunstancias.

A modo de conclusión, un coach:

  • Escucha los resultados con los que el coachee declara estar comprometido. 
  • Observa las acciones. 
  • Observa si las acciones son coherentes con el compromiso declarado. 
  • Muestra posibilidades que el coachee no está contemplando.


¿Cuáles son las bases filosóficas y éticas del coaching?

El Coaching, como actividad, se asienta sobre el marco teórico provisto por la Ontología del Lenguaje, que ofrece una nueva interpretación de lo que significa ser humano.

Los postulados básicos de la Ontología del lenguaje son:

  • Interpretar a los seres humanos como seres lingüísticos. 
  • Interpretar al lenguaje como generativo. 
  • Interpretar que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.

Los principios generales son:

  • No sabemos cómo las cosas son. Sólo sabemos cómo las interpretamos. 
  • No sólo actuamos de acuerdo a cómo somos, también somos de acuerdo a cómo actuamos.
  • La acción genera ser. Uno deviene de acuerdo a lo que hace. 
  • La AACOP considera a cada persona como un ser completo, libre y que cuenta con los recursos para llevar adelante su propia vida de manera responsable.

Acorde con el Código de Ética de la Asociación un coach:

  • Obra de tal manera que prestigia el coaching como profesión, absteniéndose de realizar aquello que dañe la imagen de la misma. 
  • Reconoce su nivel de competencia y no promete aquello que no puede garantizar. 
  • Se asegura de que el cliente comprenda los términos en los que la relación de coaching se desenvuelve. 
  • Respeta la confidencialidad de las informaciones. 
  • Evita conflictos entre los intereses propios y los del cliente. 
  • Reconoce y valora el trabajo de otros colegas.

MENSAJE RÁPIDO :

Formulario Enviado! 
Nos contactaremos a la brevedad.
Subir